Amar, sólo eso

Por Loretto Dachbrey

Es la primera vez que me atrevo a hablarte del “Amor”, porque sé que he podido entender desde el fondo de mi corazón lo que significa AMAR… y aún podría decirte que estoy en pañales.

He pasado por muchos momentos donde pienso que AMAR suele ser complejo, difícil cuando lo compartes y con sacrificios de los cuales a veces pesan con el paso del tiempo.

Yo jamás había vivido el sentir que Amas sin condiciones, porque siempre quería que las cosas se dieran a mi manera, como yo lo decía y de la forma en como yo creía que era lo correcto y, ¡Oh Sorpresa! Me encuentro con la novedad de que el concepto que tenía del AMOR era completamente lo contrario.

Comenzando desde amarme a mí, con mi luz y obscuridad, ha sido una de las cosas más fuertes de comprender porque quiero ser perfecta, no me gusta equivocarme y quiero ser reconocida a toda costa por lo bien que hago las cosas. Esto es agotador, esforzarme todo el tiempo por agradar, por desear que el otro me mire sin darme cuenta que con mi mirada y reconocimiento es más que suficiente…eso es amor propio. Aceptarme aún en mis errores, aceptar que no soy la que pensé que iba a ser y liberarme de ello, ha sido el amor más grande y puro que he conocido y sigo trabajando en ello; porque a mi edad aún sigo cayendo y rechazando que ese ser imperfecto es maravilloso y que esa soy yo.

Amar a mis ancestros, respetar, ver y aceptar que el legado de mujeres y hombres en mi vida han sido lo que son; por sus propias historias de vida y el hecho de que esté aquí, ha sido por el gran amor que existe y porque Dios o el Universo, así lo quiso…¡Soy un milagro de vida!

Amar al hombre de mi vida, sabiendo que cerca o lejos siempre tendré un agradecimiento profundo; porque con él he aprendido que el amor existe aún cuando las cosas vayan mal, que aprendes de todo y que gracias a esto, hoy aprecio más que nunca que el amor no se puede condicionar, porque esto causa dolor. Sólo amar y aceptar me da la libertad de poderlo honrar con mis hechos, sabiendo que una de las lecciones más duras ha sido entender esto.

Amar a mis hijas como son ambas, con características, dones y carácter diferente me causaba conflicto y todo el tiempo las corregía – aún todavía me engancho en esto- pero todos los días me comprometo a ser mi mejor versión de mamá, para no exigirles lo mismo a ambas y ser un poco más libre ACEPTANDO el cómo son.

Y sí,  AMAR INCONDICIONALMENTE; puede sonar sencillo, pero me parece que es de las cosas que requieren atención para poder lograrlo. Muchas veces somos egoístas y previsores para no sufrir dolor, así como muy convenientes cuando se trata de que te amen; más no lo que verdaderamente significa ENTREGARTE TOTALMENTE a lo que sí ES, a lo que sí FUNCIONA, a lo que sí VALE LA PENA VER, a las batallas que DEBES LUCHAR y las que no… y entonces a partir de ahí, decidir Amar…sólo eso.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black