Aprovecha al máximo tu tiempo

Por Zoraida Robles

Definitivamente el recurso más valioso que tenemos es el tiempo, es algo que no importa lo que hagas: este día a esta hora y este mismo año nunca volverá a suceder.

El tiempo nos permite lograr muchas cosas si sabemos aprovecharlo: alcanzar metas, disfrutar a la familia, cuidar de nuestra salud. Pero al no cuidar este recurso, también podemos generarnos cosas negativas como: estrés, ansiedad, frustración, pérdida de sueño, entre otros.

 

¿Te ha sucedido que termina el día y sientes que no hiciste muchas cosas? 

 

El día tiene 24 horas, de las cuales idealmente dormimos 8, nos quedan 16, de las cuales hay quienes trabajan 9, quedando solamente 7. A veces de esas 7, se utilizan 2 en traslados de casa al trabajo, quedando solamente 5 horas para “vivir”. No es mi intención estresarte, solamente generar conciencia acerca de lo valioso que es cada minuto de tu día. Te invito a hacer este ejercicio de identificar cuántas horas destinas a las actividades que realizas diario.

 

Existen un par de cosas que puedes hacer desde ahora para mejorar el aprovechamiento de tu tiempo:

 

1. Establece tus metas y prioridades de vida. Cuando no tenemos metas es muy fácil perder el tiempo o no enfocarlo de manera adecuada. ¿Sabes que hay personas que no vemos televisión porque no generaba valor a las metas personales y profesionales?

2. Identifica las actividades que le brindan valor agregado a tu vida, que van de acuerdo a tus valores y metas. Si te encanta hacer ejercicio pero llevas un mes sin poder practicarlo, algo estás haciendo mal. 

3. Conoce tu rendimiento durante el día. Cada persona es distinta, hay quienes tenemos mucha energía por la mañana y por la noche estamos muy cansados, hay quienes les sucede lo contrario. Para poder planear tu día es importante que conozcas tus niveles de energía. De esta manera, podrás planear las actividades acorde a esto, ayudando a garantizar que realmente puedas realizarlas.

4. Utiliza un criterio para filtrar tus actividades. Puedes dividirlas por tareas importantes y urgentes (hazlas ya), tareas no importantes pero urgentes (delégalas), tareas importantes pero no urgentes (planéalas y hazlas), tareas no importantes y no urgentes (al final de la lista).

 

5. Planea tus días. En lo personal me encanta utilizar agenda, pero puedes hacerlo en una hoja donde puedas incluir estas actividades, asignarles hora y/o día. La ventaja de hacerlo en una agenda es que puedes monitorear tus actividades, brindar seguimiento pero lo mejor: dibujar una hermosa palomita cuando cumpliste la actividad asignada.

6. Ten presente que si estás aprendiendo a ser más organizada, al principio podrá haber “ajustes”. En ocasiones somos muy “positivas” pensando que “x” o “y” actividad nos llevarán poco tiempo pero finalmente dependen de otras personas, algo se complica, etc. Relájate y busca la manera de adaptarte.

7. No te satures de actividades. Cuando tu agenda está a reventar puede ser más fácil que te estreses o te frustres, siempre deja espacio para alguna contingencia, escapada o sorpresa. 

8. Evita distractores en momentos de alta energía: celular, redes sociales, personas, principalmente. 

 

Espero que te sirvan estas recomendaciones. Mucho éxito con los cambios.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black