Astrologia

Por Marissa Rivas

¿Alguna vez has escuchado hablar de la astrología? Créeme, va más allá del horóscopo al final de la revista.

 

De hecho, es una ciencia sumamente compleja; la astrología estudia la posición de los planetas y cómo estas configuraciones influyen a nivel energético sobre nosotros.

 

En el momento que naciste, el cielo, las estrellas y los planetas estaban alineados y cargados con una energía especial, exclusiva para ti.

 

La posición más conocida es la del Sol, que define tu signo zodiacal de acuerdo al día en que naciste e indica la energía dada para ti.

 

Existen 12 signos zodiacales y se dividen en cuatro grupos.

Tierra (Capricornio, Tauro y Virgo),

Aire (Acuario, Libra y Géminis),

Agua (Cáncer, Escorpión y Piscis) y

Fuego (Aries, Leo y Sagitario).

 

Sin embargo, no es lo único que puede darte un insight sobre la energía disponible al momento de tu nacimiento.

 

Existen otros factores como tu signo ascendente, que indica la energía que vamos construyendo mientras crecemos y que nos reta en nuestro proceso interno, y todos los demás astros, (la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Neptuno y Urano)< que suman energías y hacen que tengas una configuración única.


Pero, ¿de qué me sirve la astrología?

 

Bien aplicada, puede servir como una guía de autoconocimiento, ayudándonos a comprender mejor varios aspectos de nuestra vida y a identificar patrones para poder trabajarlos de manera consciente.

 

La próxima vez que leas tu horóscopo, te recomiendo que leas tanto tu signo solar como tu ascendente. Si no sabes cuál es tu ascendente, puedes calcularlo en cualquier buscador de internet.

 

Una vez consciente, no puedes ser indiferente.

Comprender el potencial que tienes es mejor que predecirlo.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black