Báscula en casa ¿ayuda o perjudica?

Por Ana María Padilla y Paulina López

Hoy en día el comprar una báscula es tan fácil como comprar un kilo de arroz. Hay de muchísimas marcas, formas y colores… pero en realidad, ¿la necesitamos en casa?

Como mujer, tu peso muy difícilmente será igual de un día para otro, ya que este dependerá de tu nivel hormonal, de tu día de ciclo y hasta de la hora en que te peses. Hablando en temas psicológicos puede llegar a ser completamente perjudicial, ya que el estar clavada con este tema te puede llegar a crear ciertos trastornos. Por último el número en la báscula no es lo único que se debe de medir, puedes estar más pesada y tener menos porcentaje de grasa y a su vez disminuir en medidas.

Además la báscula es caprichosa, variable, engañosa y a veces imprecisa. Aquí te tengo algunas razones por las cuales NO es indispensable el tener una báscula en casa:

1. ¡El peso ideal es un mito! – La aseguradora norteamericana Metropolitan Life Insurance Company elaboró en 1943 unas tablas que relacionaban el peso de hombres y mujeres con su riesgo de mortalidad a partir de los datos que la compañía había recolectado a lo largo de los años. A estas tablas las llamaron “Tablas del peso ideal” y las usaron para ajustar las cuotas de los asegurados. Tal fue el éxito que el concepto de peso ideal se relacionó con la salud, haciendo así que las personas fuera de este se sintieran estigmatizadas, muchas veces sin motivo, pues estaban perfectamente saludables. El que una persona sea de complexión delgada no significa que está desnutrida o nunca padecerá alguna enfermedad crónico-degenerativa, así como una persona sana de complexión grande no tiene por qué a fuerzas padecerlas.

2. Pesarse en días diferentes de la semana – Según un estudio de la Universidad de Cornell publicado en 2014, los investigadores analizaron la comida y el peso diario de 80 personas durante un año. Encontraron que el peso fluctuó considerablemente a lo largo de la semana.

3. No tomas en cuenta la ganancia de músculo – Por más que tengas la mejor báscula capaz de medir porcentajes internos, cada una tiene sus especificaciones, tener un ayuno de 2 horas, no tener nada de metales en el cuerpo, no hablar durante la medición, etc. Al no estar apoyado por un experto, es muy fácil malinterpretar los resultados y desilusionarse.

4. Estreñimiento – Si sufres de este padecimiento, podrías estar sumando hasta 2 kilos aún en ayunas.

5. Más que verse bien, es mejor sentirse bien – Fuera de lo que marque la báscula, es más importante el cómo te sientes que el cómo te ves. Acude con un experto, no comas ansias y espérate a que veas los resultados reales. Muchas veces disminuye la inflamación, nos sentimos mucho mejor y no se refleja en la báscula.

 

En conclusión, yo te recomiendo no gastar tu dinero, zapatero a tus zapatos, acude al nutriólogo de vez en cuando y asegúrate de estar comiendo lo que tu cuerpo necesita y estar en el peso en el que tu cuerpo se siente bien. ¡No te estreses, vive sano y sé feliz!

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black