Cajas y Cables

Por Patricia Pérez Sandi

El cerebro del hombre son cajas, el de las mujeres… cables.

No es nada nuevo saber  que los hombres y las mujeres somos muy diferentes al pensar. Según explica Mark Gungor, el diseño cerebral de hombres y mujeres es distinto.

Explica que el cerebro del hombre, está hecho de pequeñas cajas, donde existe una caja para cada cosa: una caja para el auto, otra para el dinero, para el trabajo, etc. La regla entre estas es que no se tocan.

"Cuando un hombre discute acerca de un tema va a esa caja en particular, la abre y habla sólo de lo que hay en ella; luego la cierra y la devuelve a su sitio.

"Los hombres tienen una caja que las mujeres no conocen; esta caja en particular no tiene algo dentro y se le conoce como CAJA VACÍA. De todas las cajas que tienen en su cabeza la caja vacía es su caja favorita, y cuando se trata de escoger, el hombre siempre quiere estar en su caja vacía. Por eso es que el hombre puede hacer cosas que parecen sin cerebro. Cuando ve la tele toma el control y se la pasa cambiando de canal, lo que les molesta a las esposas "¿qué es lo que estás viendo?" y él contesta "nada".

"Una de las grandes revelaciones para una mujer es esto de la caja vacía. Algunas se preguntan ¿podré ir a la caja vacía con él? pero no, no pueden porque se dan cuenta que no hay nada. Si logran entran allí, empezarán a comentar "Sabes, este lugar necesita algunas fotos; una mesita, unas flores..." pero los hombres no quieren nada.

Por su parte, y según el autor, los cerebros de las mujeres son muy diferentes. Dice que son como una gran olla llena de cables donde todos están conectados con todo, y están conectados con eso que llamamos emoción: el carro, el dinero, el trabajo, los niños, etc.

Cuando una mujer está estresada, ella tiene que hablar de eso. Si no habla del problema su cerebro puede literalmente explotar.

"Cuando los hombres explican su estrés se sienten obligados a arreglarlo. Únicamente dicen sus problemas a otro hombre, esperando que el otro le ayude a solucionarlo.

Esta versión, te servirá tomarla en cuenta para tus ventas:

 

Si es hombre, explícalo en pocas palabras, despierta su atención y sé concreta, solo dirígete a una caja: por ejemplo, la practicidad del producto o servicio.

Pero si por el contrario le vendes a una mujer, preséntale variedad de modelos, colores, cuéntale historias y muéstrale los beneficios que tiene para su familia ese producto o servicio, acuérdate, todo en ellas está conectado.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black