Come sano y no gastes tanto

Por Ana María Padilla

Tenemos un concepto muy equivocado al pensar que todo lo sano tiene que ser caro. Sabemos que hay alimentos y superfoods que están de moda y la oferta – demanda es muy elevada, pero ¡estate tranquila! Crisis económica no es sinónimo de subir de peso.

Debemos recordar que no todos los alimentos caros son buenos para nuestro cuerpo. Con un poco de creatividad y esfuerzo puedes lograr platos sanos y baratos al mismo tiempo y una manera muy fácil de hacerlo es reemplazando ingredientes, comparando precios, empleando diferentes estrategias para aprovechar al máximo los recursos, etc.

Aquí te tengo algunos tips que espero te gusten, te sean muy útiles y te ayuden a ahorrar en todo momento:

  • La comida hecha en casa siempre es excelente opción ya que el costo es menor y cuidamos la calidad de los ingredientes que la componen, por ejemplo, el no cocinar con aceite ya usado, lo cual es muy malo para la salud. Además regularmente la comida que compramos ya hecha tiende a tener más grasa, sodio y calorías en general.

  • ¡Organízate! Aprovecha los días libres para preparar el arroz, pasta, quinoa, verduras salteadas, etc., para toda la semana, deja picadas y desinfectadas las verduras, planea tus comidas para que ya las tengas listas y las prisas no te ganen o prográmate y cocina en las noches lo que comerás al día siguiente. Así ahorrarás dinero y comerás mucho más saludable.

  • Usa leguminosas y cereales. Las leguminosas tienen un alto contenido de fibra y nutrientes y rinden muchísimo, además combinándolas con cereales su disponibilidad en el cuerpo es mucho mejor. Los dos son ingredientes muy baratos, úsalos como colaciones o como ingredientes extras a tus comidas.

  • Frutas y verduras de temporada. Los alimentos de temporada además de tener mucho mejor sabor y color, siempre son más económicos, además de que contienen más nutrientes que el cuerpo necesita dependiendo la época del año en que se cosechan.

  • Cambia los refrescos, jugos y bebidas azucaradas o con endulzantes artificiales por agua. Son más caras, tienen más calorías, más conservadores y no te benefician en lo absoluto.

  • Día de recalentado. No desperdicies, haz un día de sobras de la semana y aprende a combinar lo que te quedó en el refri.

  • Compra con atención. No te vayas siempre por las ofertas, busca el mejor precio.

  • Pon atención en la fecha de vencimiento. Compra lo suficiente para cocinar y nada más.

Recuerda que comer bien no significa gastar muchísimo. ¡No te claves, vive sano y sé feliz!

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black