3 pilares fundamentales para conseguir todo lo que quieres

Por Elba Díaz

Uno de los pilares fundamentales de una persona  que llega a cosas enormes, es que sabe ser su palabra, y no solo sabe ser su palabra de honor, sino que entiende que cada cosa que sale de su boca… ES.

Aunque este tema es muy extenso, hoy te quiero dar los puntos importantes de ser tu palabra de honor y vamos a empezar directo y sin anestesia: gran parte de la razón por la que llegas a los resultados que llegas, es justo por no ser tu palabra de honor, ni contigo, ni con los demás. Con esto no estoy diciendo que mientes, sino que conscientemente tú dices que vas hacia un lugar, dices que quieres conseguir esa meta que tanto deseas, pero inconscientemente viven todas tus creencias que en muchas ocasiones, son creencias limitantes. Son esas creencias que te dicen cosas como: “no valgo, no puedo, no merezco…” y no importa que conscientemente te digas que vas por la meta, tu inconsciente entra en acción y te sabotea, y es ahí donde debes estar alerta y donde crece la importancia de entrenar tu mente.

La vida no es fácil, y eso, seguro,  no es nada nuevo para ti. Como Coach de Mentalidad, no entreno  gente que quiere la vida fácil, sino gente que quiere la vida grande y mientras más grande es el sueño, más grandes los obstáculos. Ahora bien, cambia el chip y piensa: ¿quién requiero ser para pasar ese obstáculo?

Y llegamos a este punto, es vital hablarte de una vieja amiga… la autoestima.

La falta de autoestima tiene que ver con la palabra de honor. Cada que tú te dices que vas a hacer algo y no lo haces, es un golpe a tu valía, a tu autoestima y a tu poder personal (Te recomiendo leas el artículo de la revista anterior “3 Pasos para recuperar tu poder”). Aunque el “compromiso” sea pequeño. Si tú declaras que te vas a meditar 15 minutos por la mañana, y no lo haces… estás rompiendo con tu palabra y dándole la razón a las creencias limitantes que viven en tu inconsciente. Si faltar a tu palabra de honor, en pequeñas situaciones, se convierte en un hábito… el día en que declares metas grandes, tu inconsciente, si pudiera, soltaría una gran carcajada; pues si no has sido capaz de lograr meditar 15 minutos durante una semana  seguida, ¿cómo se va a creer el cuento de qué quieres crear, por ejemplo, tu empresa o proyecto?

La razón por la que declaras cosas grandes y no te las crees, es porque tú en cada cosa que declaras, rompes tu palabra. Y cuando ya quieres ser tu palabra en algo importante para ti, tu inconsciente ya no cree en ti. Esta es  la primera clave para la autoestima, sé tu palabra de honor hasta cuando nadie te está viendo y lo que hagas, hazlo por ti, no por los demás y no buscando el aplauso.

La parte positiva de todo esto, es que cambiar es tu elección, y cuando empiezas a cumplir lo que declaras, empiezas a creer en ti y aquí entra en juego la segunda clave para la autoestima, que es una hermosa palabra… ARRIESGAR. Si no estás dispuesta a arriesgar, a lanzarte al vacío, vas a vivir una vida ordinaria y (ahí te va la lógica aplastante) no tiene sentido creer que vas a lograr cosas extraordinarias, haciendo lo ordinario. Por más que “la riegues” con el riesgo, por más miedo e inseguridad que te genere, siempre se va a sentir mejor haberte atrevido que quedarte en las puertas y ni siquiera intentarlo. Pues un patrón de no riesgo, crea parálisis.


Sé que es muy probable que todo lo que he escrito aquí, te haya tocado todos los botones, y tu vocecita que vive en tu cabeza ahora esté acelerada diciendo “que exageración”, “ay, no inventes, eso que!”, es normal… Es lo que te ha mantenido “a salvo”, en un lugar que ya conoces, pero te tengo noticias en ese lugar nada crece, nada se transforma y no es lo que mereces. Es tu elección, escuchar una vez más a esa voz y hacerle caso o escucharla, decirle “si ya te escuche…” y de todas formas hacerlo.  

Y el tercer pilar fundamental, cuando de entrenar tu mentalidad se trata, es donde en realidad ocurre la magia: CONSTANCIA. 

El ser constante, es mucho más importante que tener los mejores talentos, o ser la más inteligente, o la más simpática del lugar. Constancia mata todo. 

Tomar acción, siempre es hacia adelante, no hacia todos lados. Es importante que tengas claridad y enfoque en lo que quieres lograr, para evitar todas las distracciones que se te van a presentar en el camino y si, todas creadas por ti (aunque no lo creas). 

 

 

Y para cerrar, solo quiero reforzar los tres puntos importantes que he querido compartir contigo:

 

  • Sé tu palabra de honor: porque tu palabra de honor eleva tu confianza y eleva la confianza de los demás en ti. Cuando eres tu palabra de honor, tus amigos, familia, equipo confían en ti. Entonces… si dices que lo vas a hacer, ¡hazlo!

 

  • Arriésgate: aviso importante… la motivación no existe. Eso de “tienes que sentirte bien para arriesgarte” es un invento de quién sabe quién. Nunca se va a sentir bien arriesgar, nunca va a ser cómodo, pero arriesgar siempre va a ser una opción que te pague con verdadero crecimiento.

 

  • Sé constante: Crear pequeño de manera constante, construye grande y sólido. Un paso a la vez, lo más importante es siempre tener un pie delante del otro. Te prometo que cada paso que des, vas a poder ver más claramente… pero debes seguir andando.

    “Nunca desees que tu vida sea más fácil, mejor desea ser mejor en tu vida”.

                                                                                                                  -Jim Rohn

 

Compárteme tus comentarios, preguntas o dudas, me dará mucho gusto leerte!
Hoy tienes todo a tu favor… sé tu palabra de honor, arriesga y se constante. 

Abrazos, Elba. 

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black