Desprendiéndote del ego

Por Zoraida Robles

El ego en latín significa yo. Puede ser interpretado como la conciencia que tenemos de nosotras mismas. Y sin embargo, cada vez que escuchamos la palabra ego, nuestro concepto es negativo, tendemos a relacionarlo con la arrogancia, soberbia, en fin, con algo dañino.

 

Desde pequeñas vamos creando cierta imagen de nosotras mismos, basándonos en lo que los demás piensan de nosotras, en sus expectativas, en lo que “aprendí” que era correcto. Es como si creáramos una identidad que nos permite vivir la vida de manera “exitosa”. Se relaciona con nuestras necesidades hacia el exterior: que me quieran, que me escuchen, que me acepten, en fin.

 

El tema con esto, es que en ocasiones ésta identidad no es real y nosotras mismas creamos que lo es y esto puede generarnos problemas en nuestras relaciones interpersonales. Porque el ego puede hacernos creer que la causa de todos nuestros males esté en el exterior, cuando en realidad: somos nosotras mismas quienes tenemos el control sobre las cosas

 

¿Te ha sucedido que te miras al espejo y no te reconoces? ¿Que de pronto recuerdas cómo eras hace diez años y te comparas con quien eres hoy y sientes una desconexión? Eso puede deberse a que has dejado de estar en contacto con tu esencia, tu ego se ha apoderado de ti y de pronto te encuentras viviendo para satisfacer necesidades de otros, Y si hoy te preguntan qué necesitas, puede ser que no lo sepas, porque te has acostumbrado a vivir para otros, a cumplir para que otros lo reconozcan.

 

Tristemente es algo muy común, ya que culturalmente nos enseñan a escuchar a otros, a darle gran peso a la opinión de los demás, incluso cuando no está alineado a lo que tú deseas para ti misma.

 

¿Qué puedes hacer para reencontrarte con tu esencia? Primero estar consciente que volver a traer el reflector hacia ti no es sencillo, existirán quienes te juzguen por cuidarte, escucharte, apapacharte… pero es el camino más corto para reencontrarte contigo misma.  Pregúntate qué es lo que reamente necesitas de ti, desde aceptarte, amarte, escucharte y agradecerte porque tú serás la única persona que siempre estará contigo misma.

 

Cuando tenemos clara la diferencia entre el ego y la esencia es muy sencillo reencontrarnos con nosotras mismas.

En el ego se encuentra nuestra respuesta a los miedos, el sentimiento de culpa, el reaccionar a las cosas, es cuando vivimos en modo automático y le otorgamos a los demás el control de nuestras vidas.

 

Por su parte, en nuestra esencia podemos encontrar al amor, ser responsable de mi vida, el perdón y es cuando somos conscientes de que elegimos todo el tiempo y somos responsables de lo que nos sucede.

 

Te invito a reencontrarte contigo misma, a tomar las riendas de tu vida.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black