El agradecimiento

Por Loretto Dachbrey

Existen muchas maneras en las que podemos darle amor a las personas que son importantes en nuestras vidas, sin embargo, muchas veces nos confundimos y pensamos que sólo los regalos pueden hacer felices a los seres amados y es aquí donde te invito a reflexionar un poco acerca de ello.
Después de tantas fiestas hermosas, llenas de nostalgia, amor, buenos deseos y propósitos es un momento en el que reflexionaremos sobre el “Agradecimiento”. Partiendo de su significado etimológico: origen “gratia” en latín significa la honra o alabanza que sin más se tributa a otro.

 

Cuando hablo de gratitud, no me refiero a agradecer por una circunstancia que nos benefició, sino a estar completos con nuestras vidas, convertir lo que ya tenemos en más que suficiente, la negación en aceptación, entender el caos como un orden diferente; transformar, desde nuestra percepción, una salida cualquier a una aventura, a un desconocido en un amigo, una casa en un hogar o a las personas que más amamos.
 

Otra reflexión sobre el agradecimiento, es pasar por momentos difíciles y saber apreciarlos. Quizá no nos encante el proceso por el que tenemos que pasar, ya que muchas veces involucra sufrimiento, y es bueno sentir y reaccionar, sin embargo, debemos mantener siempre una perspectiva de que eso nos va a generar un nuevo proceso de abundancia y poder agradecerlo por lo que nos va a traer en el futuro. Esto nos va a ayudar muchísimo a saber reaccionar a los retos y enfrentarlos, y de esta manera sentir al miedo como es, vamos a saber darle la cara como un regalo del Universo. Y esto es fácil de decir, pero a la hora de llevarlo a cabo puede ser más difícil de lo que parece, ¿no crees?
 

Es así que yo te sugiero 3 formas hermosas en las que puedes agradecerle a la vida, a los que aman, o a ustedes mismos:


1) Hacer un cuaderno de agradecimiento te puede ayudar mucho, en el que diario escribes unas cuantas líneas en la que plasmas lo que agradeces.

Ejemplo:
A. AGRADEZCO a mi cama, mi sábánas, mi casa, por cubrirme del frío, por hacerme tan placentera mi noche.
B. AGRADEZCO a mi Ego por existir, por hacerme ver lo mal que me veo cuando no le hago caso a mi humildad, gracias a mi Ego que me ha hecho cometer tantos errores y que hoy puedo ser más consciente de él.
C. AGRADEZCO a mi esposo, a mis hijas y su existencia por ser parte de mi vida y por siempre darme lecciones de amor tan hermosas como hoy en la partida de mi hija mayor a un país extranjero.


2) Escribir una carta de agradecimiento a una persona que amas, invitarlo a comer y después leerle esa carta.


3) Agradecer en tiempos difíciles, a pesar de que la vida te ponga en circunstancias que no entiendas y que sientas sufrimiento, agradece, agradece, agradece... aunque no lo sientas de corazón, sólo hazlo.

 

Así es que después de hacer esta pequeña reflexión recuerda, que el poder del agradecimiento es tan poderoso que si lo conviertes en un hábito, la vida te
regalará la opción de tener una manera mucho más amorosa de poder apreciar aquello que vale la pena y no en cosas banales.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black