El amor en tiempos de...

Por Angie Padilla

¿Quién no quiere estar enamorado y ser correspondido? Sentir que sin esa persona mueres, que te falta el aire, que a veces lloras. Esperar ansioso porque llegue o ponerte triste cuando se va. Es una mezcla entre hormonas, química, películas de princesas e historias de amor.

El amor es sin duda el motor de todo y de todos. Para vivirlo no hay edad, ni clases, ni reglas establecidas. Puede ser espontáneo o cauteloso y puede ser explosivo o lleno de paz.  Termina una década más y el amor sigue intacto, el apego y el ego siguen presentes usurpándolo.

¿En qué momento veremos al amor propio como el más importante? ¿Podremos algún día amarnos bonito? El amor es para disfrutarse, no para sufrirse. Cada día que pasa observamos más violencia física y psicológica “en nombre” del amor.

 

Si entendiéramos la diferencia entre enamoramiento y amor, se vería todo tan claro. El enamoramiento es el estado donde sientes “TODO” por esa persona, mueres y vives por ese sentimiento. En cambio, el amor es puro, claro, conecta el corazón con la mente, es pensamiento y sentimiento, es remanso y conexión en todos los sentidos. 

 

Cuando hablamos de amor se vienen a la mente imágenes que nos remontan al romanticismo y al   dramático Shakespeare. En esta ocasión, quiero hablar del amor hacia nosotros, ese que tenemos tan olvidado. Encontrar a tu media naranja, a tu alma gemela, ¿perdón? no supe en qué momento la extravié. Yo soy y seré siempre mi persona favorita y mi más grande amor. 

 

Amar la peor versión de ti es maravilloso, esto te ayuda a valorar la mejor versión. Tómate el tiempo de conocerte para amarte en cualquiera de tus formas. La persona más importante siempre serás tú. Sentirte orgulloso de ti por los errores y aciertos que has tenido a lo largo de tu vida. Ser feliz contigo mismo es un largo camino, pero será tan fácil o difícil como tú lo quieras.  

 

El amor a nosotros mismos es lo que nos hace compartirlo a través de la libertad y el respeto. A la felicidad la unimos como imán al amor de pareja, que error más grande. La felicidad no se encuentra, no llega, se construye a través de muchas cosas, de momentos, hechos, sueños y una de estas cosas es el amor. 

Al amarnos, podemos exteriorizar relaciones plenas, armoniosas, que nos aportan espiritualidad y crecimiento personal y si no, crearemos relaciones destructivas, esas que ahora están mucho de moda. 

Gracias por leerme y a ser felices, que para eso estamos aquí.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black