El valor del tiempo

Por Paulina de León Sevilla

Alicia: ¿Cuánto es para siempre? El Conejo Blanco: a veces, sólo un segundo (Lewis Carroll, Alicia en el país de las Maravillas.)

Hoy en día estamos acostumbrados a vivir a contratiempo, la cultura de la inmediatez a la que estamos sometidos nos hace tener prisa y sentir que se nos hace tarde continuamente. Actualmente, la vida vuela, el día a día es rápido, los cafés, la comida instantánea, las pláticas con amigos o familia y hasta el tiempo para uno mismo se reduce. Pareciera que vivimos peleados con el tiempo, y no es raro escuchar a la gente decir “le faltan horas al día”, “no me alcanza el tiempo” o “tengo mucha prisa”.

¿Y si encontramos la manera de robarle tiempo al tiempo y detener por un momento esa velocidad que estamos acostumbrados a vivir? Tal vez, en esa pausa encuentres que no hay prisa ni necesidad de correr y que la vida se disfruta más en pequeños sorbos, como el buen vino.

Qué tal si un día pruebas convivir con la gente que quieres, sin redes sociales, sin celulares y sin citas pendientes, sólo robarle tiempo al tiempo para compartir con la gente que más quieres o contigo misma, intentando que ese momento se quede como un tatuaje en tu corazón. Utilicemos como pretexto para juntarnos con los que queremos todas las fiestas que están por venir y en verdad hagamos el ejercicio de detenernos a compartir.

 

Hoy es un excelente momento para reflexionar sobre las experiencias vividas durante este tiempo, las buenas, las que marcaron tu vida y las que te enseñaron más de lo que creías, utiliza este tiempo para observar y dedicarle tiempo a ese maravillo ser en construcción. Porque cuando uno para, aunque sea sólo un segundo, repara.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black