Estilos de vino

Por Paola Mendoza

Existen muchísimos estilos de vino pero a continuación yo te explico a grandes rasgos lo que debes saber de cada uno.

 

  • Vinos Espumosos: Generalmente con sensación a levadura, característicos por su ligera y conjugable efervescencia. Para maridar son sorprendentemente versátiles además de ser populares como aperitivos gracias a sus burbujas las cuales estimulan el apetito.

  • Vinos Blancos Secos: Frescos y de acidez agradable. Estos vinos se caracterizan por tener un cuerpo ligero y un final en boca refrescante, saben mejor cuando se sirven fríos ya que esto saca a relucir sus atributos para quitar la sed. Se dan en casi todas las regiones.

  • Vinos Blancos Suaves: Florales, amielados y acentuados con una acidez agradable, los blancos suaves van de seco a ligeramente dulce. Los mejores ejemplares de estos vinos provienen de climas fríos en los que la uva puede obtener buena cantidad de acidez.

  • Vinos Blancos Generosos: Cremosos, de sabor redondo y exquisito. Poseen aromas afrutados y dejan una sensación de mantequilla en la boca. Estos vinos se caracterizan por tener sabores concentrados y complejos; el roble está presente ya que se reflejan notas a tostados y ahumados.

  • Vinos Rosados: Frescos, suculentos y sencillos, estos vinos son una total explosión de frutos rojos. Buenos para maridar con las comidas, sobre todo con platillos de fuertes sabores mediterráneos.

  • Vinos Tintos Jugosos: Vibrantes sabores a frutas maduras y cuero ligero. Sencillos, bajos en alcohol y hechos para consumirse jóvenes. Algunos los prefieren fríos para realzar sus cualidades refrescantes.

  • Vinos Tintos Suaves: Con sabores a especias, tierra y una agradable mezcla de frutos de suave textura. Balanceados y a menudo contienen esencias ahumadas, herbales y de vainilla además de diversos sabores a mora.

  • Vinos Tintos Fuertes: Llenos de sabores vivaces y carnosos. Los mejores tintos fuertes provienen de climas cálidos. Generalmente maduran en barricas de roble, agregándoles estructura y potencial añejamiento.

  • Vino Dulce: Fragantes y con textura de jarabe, estos vinos presumen de tener sabores complejos. Se elaboran con uvas que permanecen en la vid mucho tiempo, de hecho, algunas uvas se ven afectadas por un moho benéfico que centra los sabores con el tiempo, el cual le da al vino un agradable y misterioso matiz enmohecido. Generalmente, los vinos dulces se consumen después de la comida o con quesos fuertes además de que también se pueden maridar con algún postre.

 

Espero te hayan servido mis recomendaciones. ¡Sígueme en redes sociales!

www.facebook.com/PaolaMeAc

www.instagram.com/paolameac         

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black