¿Contar calorías? ¡Mejor haz que cuenten!

Por Ana María Padilla y Paulina López

“Se me antojó una dona, ¿cuántas calorías tendrá?” “Yo se que si me tocan comer 500 cal a la hora de la comida y se me antojan unas Oreo solo las intercambio y listo” “Prefiero este que no tiene calorías, no tengo idea qué ingredientes tiene, pero no engordo”

Y como estas, millones de expresiones y miedos alrededor de las calorías… ¡¿En qué mundo vivimos?!

Este es un tema que a muchísima gente nos interesa, hace algunas semanas, mi colega y amiga Paulina López (@Nutritud) lo abordó en instagram, yo les recomendé que la fueran a escuchar y juntas iniciamos un chat de discusión al respecto. Para nuestra sorpresa, el grupo se llenó en menos de 24 horas y al empezar a leerlas nos sorprendimos de la cantidad de gente que SUFRE por las calorías, por lo que decidimos usar Rosella como un medio para llegar a todas ustedes y poder platicar de mujer a mujer. 

Para empezar, ¿qué son las calorías?

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, la caloría es la unidad de energía térmica equivalente a la cantidad de calor necesaria para elevar la temperatura de un gramo de agua en un grado centígrado, de 14.5 a 15.5°C, a la presión normal. Es decir, cuánta nergía gasta tu cuerpo en usar ese alimento como lo que es, combustible. 

 

No nos malinterpreten, claro que importan. Si le das a tu cuerpo demasiada energía, no va a saber que hacer con el sobrante y lo va a almacenar; y de modo opuesto, si no le das suficiente, no va a funcionar adecuadamente. 

Puedes hacer la comparación con un coche. Tu le pones gasolina para que funcione. Si le pones demasiada, no le sirve y la vas a desperdiciar, si le pones muy poquita la energía del motor va a durar sólo unos cuantos metros. Ahora, ¿no le pondrías aceite de cocina a tu coche en lugar de gas de calidad sabiendo que eso arruinaría su maquinaria, ¿o sí? Pues así, más o menos con la calidad de alimentos con los que decides nutrir a tu cuerpo. 

Y entonces, ¿Por qué tenerles miedo?

Literalmente estamos hablando como si le tuviéramos miedo a los metros. En un análisis de la BBC, aseguran que el asunto es que las calorías se suelen asociar directamente con el peso o el sobrepeso que afecta al cuerpo, sea porque se consumen en exceso o porque no se hace nada para usarlas. Sin embargo ese miedo no debería de existir. Las calorías o kilocalorías es la energía necesaria para que nuestro cuerpo funcione, SIN ELLAS NO VIVIMOS. El problema, como en todo, es el exceso.

A lo que buscamos llegar es a que puedas comprender que las calorías no son materia que puedan o no engordarnos; no son las calorías en sí, ya que ellas son sólo una unidad de medida. Lo verdaderamente importante son los MACRO Y MICRONUTRIMENTOS. Los cuales son los componentes principales de los alimentos, es decir, lípidos, carbohidratos y proteínas y todas las otras pequeñas moléculas que componen a los alimentos y que tienen funciones específicas e importantes en el organismo.  Y estas necesidades son diferentes para cada individuo. 

Si, así de complejo…  No puedes resumir todos los procesos de un organismo en “si algo tiene más de 200 kcal no te lo comas” o “no puedo comer plátano porque tiene más calorías que las demás frutas”. “Mejor me como esta barrita (full azúcares, colorantes, saborizantes, sodio y edulcorantes) pero con sólo 70kcal”. NO SEAMOS ASÍ POR FAVOOOOOR.

Dejemos de pensar tan superficialmente, deja de contar las calorías y empieza a observar qué ingredientes son los que consumes, de dónde vienen, qué aditivos contienen y cómo eso ayuda a nutrir a tu cuerpo. Eso es lo que realmente te va a ayudar a ganar o perder salud, más que un número en la báscula, aprende a escoger lo mejor para ti, pero sobre todo, ¡no te estreses, vive sano y se feliz!

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black