Leyendo ando...

Por Angie Padilla

“Era una noche muy fría, tal vez la noche más fría de todas las noches…”

Con el día a día, con la rutina que nos va comiendo y el tiempo que no tenemos, se ha perdido (hablo por mí jajaja) el hábito tan maravilloso de la lectura y creo que es tiempo de motivarnos entre todas. Trataré de llevarlas de la mano a través de mis historias, de mis alegrías, de mis tristezas y de mis aprendizajes por medio de cada libro que llegó a mi vida en el momento exacto.

En cada número descubrirán la reseña de un libro que me haya gustado, que me hayan recomendado o regalado y ¿por qué no? que a ustedes les haya dejado huella (tendremos dinámicas de interacción).

Empezaré contándoles una historia. Hace muchos años no era la Angie que soy ahora y espero en otros tantos nos ser la que soy. Tenía mucha tristeza, enojo, miedo y sobre todo angustia por no atreverme a tomar decisiones, si, decisiones, pero mías, sólo mías. Lloraba todo el tiempo, culpaba a todos de todo lo que pasaba a mi alrededor, tenía una sonrisa fingida y una alegría inventada, en fin, no era mi mejor versión. Una amiga, llegó y de la nada me dio un gran abrazo y me entrego el libro “Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabo” de un tal Odin Dupeyron (ahora ya se quién es). Ella escribió una frase “Ojalá que este libro llegue para traerme de vuelta a la Angie que conozco y que no se parece en nada a la que veo”. 

No les quiero mentir, la frase me cayó como patada de mula (nunca he recibido una, pero creo que dolería y mucho). Dejé el libro en mi buró por algunos días, me preguntaba por qué mi amiga me decía eso; hasta que por fin empecé. Que les digo, lloré a moco tendido, reí como hace mucho no lo hacía, pero sobre todo entendí que “A veces los dragones del miedo vociferan demasiado”. Tanto fue mi entusiasmo que se lo leí a mi hija cuando tenía 12 años y nos unió mucho, de ahí empezó su gusto por la lectura, a su corta edad lo entendió a su ritmo, con sus vivencias. Hace poco Samantha (ella es mi Princesa) compró el libro y me pidió le escribiera algo, y claro, al leerlo lloramos las dos, 14 años después. Es por eso por lo que lo elegí para mi primera recomendación. 

La historia trata de los miedos, de conocernos, de los finales y los eternos comenzares. De que la vida no se acaba hasta que se acaba. Es un libro que te estremece, un cuento obligado y que es para todos. La forma en la que el escritor relata la historia de la Princesa Odái y sus aventuras con el dragón del miedo, nos lleva a adentrarnos en nosotros mismos y pensar hacia dónde vamos. Se lee rápido y de verdad nada pesado. 

Gracias por leerme y si quieren recomendarme un libro… también cuéntenme su historia.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black