Es lo que soy, no lo que hago lo que determina mis resultados

Por Elba Díaz Falcón

Arrancamos un mes más… ¡Que emoción!

Trabajas y trabajas duro, no paras, te esfuerzas mucho por lograr tus metas y aun así no consigues los resultados que quieres, hay algo que no estás haciendo y que está haciendo que tus resultados, parezcan “en pausa” o sumamente lejos. ¿Te suena familiar?

¿Estás preparada para saber qué es lo que está ocurriendo?

 

Lo que determina tus resultados, no es lo que haces o cuanto haces; lo que realmente determina tu resultado es quien estás siendo con tu INTENCIÓN;  tu intención es energía en acción y a partir de ahora, ten siempre presente esta fórmula:

INTENCIÓN = RESULTADO

Si, ahora que lo leíste te estás preguntando cuál es tu verdadera intención, para saber la respuesta solo tienes que ver tus resultados. (Spoiler Alert: Éste es realmente incómodo).

Existen muchos ejemplos muy sencillos que te pueden ayudar a desmenuzar esta fórmula, te voy a compartir uno, que seguramente lo has escuchado de “la prima de una amiga”: todos conocemos a esa persona que se pasa la vida haciendo dieta, que quiere bajar de peso, se esfuerza, prueba todos los métodos que existen y aún así no consigue los resultados que espera. Seguro se está esforzando mucho, eso no lo ponemos en duda, pero los resultados revelan que su intención real no es bajar de peso. Esa persona puede dedicarse a ”hacer y a hacer” pero si su intención no es clara, no hay nada que vaya a darle un resultado satisfactorio.  

Y aquí, otro punto importante, por el cual debemos de entrenar nuestra mentalidad; en el camino, te vas a distraer o no te vas a enfocar lo suficiente y entonces tus resultados te darán la razón y te demostrarán lo que quieres ver, te demostrarán que no puedes lograr tus metas, a pesar de esforzarte muchísimo.

Entonces, te presento otra fórmula que no falla: 

Hacer sin intención = Mejor no hagas nada.

 

Ten siempre tu intención clara y no te claves en el “cómo”, perdemos demasiado tiempo en esta pregunta, en lugar de enfocar tu atención en quien estas siendo, al hacer lo que haces. ¿Cómo le hago para confiar más en mí?, ¿Cómo le hago para crear esta relación?, ¿Cómo le hago para tomar decisiones?, ¿Cómo, cómo, cómo?... Hay mil maneras de lograr una meta sin importar cuál es el mecanismo para hacerlo. Si tú piensas que solo hay una única manera de lograr tu objetivo y no abres tu mente a explorar otras opciones, estás perdiendo de vista tu intención. Las personas que logran resultados excepcionales, son aquellas que son capaces de ver que existe un mundo de posibilidades infinitas, exploran nuevos caminos y no se estancan en pensar que solo hay una forma de lograr su meta.  Recuerda que tu intención es dónde diriges tu energía y cada resultado que tienes está hablando de quien estas siendo con tu verdadera intención.

Ahora, como todo proceso de entrenamiento de mentalidad llega la parte de hacerse responsable; ante cualquier resultado negativo, antes de decir que “no fue tu intención”, tómate un tiempo para reflexionar, piensa cuáles son los pasos que seguiste que te dieron ese resultado y hazte cargo. No se trata de “ser perfectas”, se trata de crecer ante cualquier resultado que no es el que quieres. Éste proceso no es el más satisfactorio, al contrario, puede ser muy incómodo, pero te prometo, en la medida que aceptes y abraces que tu intención es tu resultado, podrás lograr cosas más significativas y mucho más grandes de lo que te puedes imaginar.
 

¿Cuál va a ser hoy tu intención?

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black