Manejo de conflictos laborales

Por Zoraida Robles

Un conflicto puede definirse como “oposición o desacuerdo entre personas o cosas”. El tema es que cuando se trata de personas, estamos refiriéndonos a expectativas, sueños, capacidades, temores, interpretaciones y todo lo que una persona es o representa.

 

Por favor aceptémoslo: todas en algún momento hemos tenido algún conflicto con alguien, la diferencia está en la forma como afrontamos esa situación.

 

En nuestra cultura percibimos al conflicto como algo negativo, sin embargo, si cambiamos el concepto que tenemos del conflicto podemos impactar drásticamente en la forma como lo manejamos y lo que obtenemos de él. Imagina que gracias a un conflicto tienes la oportunidad de mejorar una situación actual que ni siquiera habías considerado.

 

Existen muchas cosas que podemos hacer para mejorar nuestro manejo de conflictos. Te comparto algunas:

  • Ponte en contacto con tus emociones. En ocasiones creemos que debemos dejar a un lado nuestras emociones para no complicar las cosas, sin embargo, lo primero que puedes hacer es identificar cómo te sientes ante la situación: incómoda, enojada, decepcionada, frustrada, etc., eso te ayudará a poder manejar mejor la emoción y actuar de una manera más consciente.

  • Confirma la información. En ocasiones los problemas se deben a malentendidos, interpretaciones incorrectas de la información o percepciones erróneas. Cuando tengas duda de algo: valídalo, pregunta, no asumas cosas que pueden llevarte a un problema mayor.

  • Identifica opciones en donde ambas partes puedan beneficiarse. El error que cometemos es pensar que solamente una persona puede beneficiarse. Te tengo noticias: siempre es posible llegar a acuerdos, depende de la calidad de la comunicación que puedan tener para lograrlo.

  • Asume una postura de escucha. No todas sabemos lo que queremos, en cuanto te regales la oportunidad de entender qué es lo que la otra persona está buscando, te regalas la posibilidad de comprender y manejar mejor la situación.

  • Si necesitas tiempo fuera: ¡pídelo! Cada una de nosotras procesamos las cosas de manera diferente: si necesitas más tiempo para identificar tus emociones, para obtener más información, para visualizar más opciones: habla con la persona y pídele tiempo para retomar el tema.

  • Finalmente, si ya intentaste todo y no funcionó: es importante compartir el tema con tu jefe, recursos humanos, o la instancia que pueda fungir como mediador para minimizar el impacto del conflicto.

Espero hayan sido de utilidad estos puntos. Recuerda que no importa la situación en la que te encuentres, lo que SIEMPRE podrás elegir es la actitud que tomas.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black