El poder de las palabras

Por Angie Padilla

Ya estamos cerca del fin de año, la emoción de las festividades pronto nos invadirá. Llega el recuento de lo hecho y de lo que se logró, pero llega también esa sensación de lo que faltó y las promesas de esas uvas no cumplidas.

 

Esas palabras que alabaron, y otras que ofendieron, esas que retumban en nuestro corazón, como si apenas se hubieran pronunciado. ¿Qué poder tienen las palabras? Las palabras que nos decimos a nosotros mismos, con las que alimentamos nuestra mente, nuestro espíritu y al final terminan destruyéndonos o empujándonos a crecer, a ser mejores. Llénate de palabras bonitas, tu entorno te necesita bien, sano, libre, feliz…

 

“Nadie da lo que no tiene”. 

A mí me encantan las palabras con las que puedo demostrar mis sentimientos positivos hacia las personas que me acompañan en el camino: te amo, te quiero, te extraño… esas que salen del corazón hinchadas de cariño. ¿Qué tal la palabra gracias? Esa para mí, es de las que más pronuncio, una de mis favoritas: gracias a la vida, gracias a esa energía universal que cada uno de nosotros le pone un nombre distinto; gracias por respirar, por otro año más, por la salud, la prosperidad, la abundancia, en fin, hasta por ver sonreír a nuestro seres queridos.

Las palabras dan fuerza a nuestras acciones, con ellas expresamos pensamientos, sentimientos, pero más allá de eso, nos hacemos ESCUCHAR. Las palabras crean, transforman, con ellas originamos cercanía, empatía. Con ellas también nos desahogamos, nos liberamos de todo eso que queremos decir en momentos difíciles y desesperados. Es ahí donde tenemos que tener cuidado, pues una vez que salen de nuestros labios ya no regresan y podemos lastimar a quien amamos. “Pensar antes de hablar” cuantas veces lo he escuchado y que difícil es hacerlo. Cuando alguien nos hiere con sus palabras en una crisis, en una discusión y nos lastima, antes de reaccionar pensemos que habla más su corazón herido, habla su dolor y no su razón, tratemos de respirar y demos oportunidad a que entre la comprensión, la misericordia y el perdón, otras de mis favoritas.

Las palabras son magia y sin saberlo, muchas veces con una sola, le iluminaste el día a una persona. 

Gracias por leerme y compartir un poco de su tiempo conmigo. Deseándoles que su corazón se llene de estrellas y su alma de luz infinita. Bendiciones para este 2020.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black