Regresando a los clásicos: molduras

Por Excell Erre

Una forma de decoración realmente especial que puede llenar incluso las habitaciones más sencillas con estilo y encanto, las hemos visto en todos lados,  restaurantes, hoteles, boutiques y ahora en los hogares, pero, poco sabemos de sus atributos y como ayudan a resaltar nuestros espacios.  

 

LAS MOLDURAS son elementos decorativos que se crearon en Francia, en los siglos XVII y XVIII.  Podemos encontrar numerosos ejemplos de esta decoración en oficinas, consultorios y casas pertenecientes a las clases altas de París.  La técnica fue enormemente apreciada  por su peculiar diseño, de hecho tenía el mérito de casarse perfectamente con el estilo de mobiliario de la época. 

 

Encontrarás espléndidos ejemplos de molduras, escayolas y rosetones adornando el Palacio de Versalles en Francia y el Palacio Real de Caserta en Italia, donde es posible admirar encantadores diseños de molduras  en todo tipo de superficies. Esta tendencia se exportó a toda Europa y posteriormente a América. 

 

Conocidos como revestimientos de pared con paneles de madera, estos pueden ser funcionales o decorativos, modernos o tradicionales, minimalistas o contemporáneos, decorados con tallas y grabados.

 

Originalmente tenían un doble propósito: uno de carácter ornamental y otro el uso de madera, esta era la mejor manera de proteger los interiores del frío y la humedad.  

 

Gracias al uso de diversos materiales, (poliuretano, PVC, aglomerados) no solo  de madera, y la posibilidad infinita de texturas, formas y colores, ahora esta tendencia se volvió increíblemente versátil y adaptable a cualquier tipo de espacio y estilo.

 

Las principales razones por las que usamos molduras: 

 

Aspecto: Exhibicionista, nos ayuda a reforzar el estilo.

Protección de la pared: Se utiliza en entornos comerciales o de alto tráfico.

Puramente estético: Para dar carácter a un espacio en particular, o estancias con paredes muy largas o grandes.

 

¿Quieres saber cómo emplearlas de la mejor forma?. 

Aquí algunos consejos: 

 

Color: Si deseas destacar y arriesgarte, puedes combinar un panel de pared con color, utilizando molduras de media altura, solo en la mitad inferior de la pared, dejando la parte superior lisa y pintándola en otro tono o incluyendo papel tapiz. Tus espacios presumirán de estilo, elegancia y originalidad.

 

Acentúa: Usar moldura para cubrir una pared da más profundidad a todo el ambiente. Si tienes un pasillo estrecho o una habitación alargada, es garantía; este recurso decorativo te ayudará a enriquecer  la habitación.  

 

Piezas decorativas: Utilizar espejos y cuadros clásicos que parezcan estar enmarcados por sus propias molduras. Conseguirás un efecto óptico lleno de profundidad y dinamismo. 

 

Iluminación: Las molduras hacen de cada lugar un homenaje a la sofisticación, pero también lleno de movimiento, gracias al juego de luces y sombras que favorecen. Integrar luces LED en la habitación de manera indirecta a través de molduras es un gran acierto. 

 

Ahora que ya sabes su nombre, su historia y como emplearlas, te aseguro que se convertirán en tus favoritas y, si aún no te decides, recuerda que siempre puedes recurrir a los expertos. 

 

*En Ópera Rhagàntia, encontrarás gran variedad de diseños y elementos decorativos como molduras, rosetones y cornisas, embellecedores auténticos de tus espacios. 

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black