Relaciones tóxicas

Por Zoraida Robles

Tóxico significa que es dañino para nuestra salud y la salud puede ser física, emocional o psicológica.

¿Cuántas veces has visto a otras parejas y has pensando que mantienen una relación tóxica? La pregunta más importante sería: ¿Cómo saber si tu relación lo es?

 

Generalmente todas las relaciones inician con un objetivo en común, compartiendo algo que las personas involucradas consideran importante. No eres la misma persona de hace un año, de dos o tres; seguramente tienes sueños, metas y miedos distintos a los que tenías antes. Cuando en una relación no se van “haciendo ajustes” de pronto te das cuenta que estás al lado de alguien quien va hacia otro camino totalmente distinto al tuyo. Y eso pudiera estar bien, si ambos apoyan los caminos, sueños y deseos del otro. Pero ¿qué pasa cuando los caminos se separan, deja de existir el apoyo, la emoción por compartir con el otro?

 

Lo primero que te recomiendo que hagas es que seas muy crítica y enlistes todo lo positivo que obtienes de una relación en particular. Y “obtener” no está enfocado exclusivamente a lo material, alguien puede brindarte: cariño, seguridad, fortaleza, consejos, ánimos, etc. Ahora realiza una lista de las cosas que pierdes en esa relación. En ocasiones hay relaciones que nos quitan el tiempo, el dinero, la ilusión, la alegría y la confianza en nosotras mismas.

 

Para cada cosa que pierdas en la relación, identifica porqué lo has permitido, cómo llegaron a ese punto. Y sobre todo: ¿qué es lo que necesitas hacer para dejar de tener una pérdida y convertirla en ganancia? Hay ocasiones en que enfocamos nuestra atención a cosas que no son tan relevantes y a lo verdaderamente importante lo dejamos pasar. En cuanto a las relaciones: puede ser que lleguemos a acostumbramos a cosas que no son positivas, dejemos de establecer límites sanos, no solucionemos problemas y se vayan generando rencores.

 

¿Qué puedes hacer al respecto? Identifica lo que quieres para ti. Muchas frustraciones, enojos, tristezas son generados por tratar de satisfacer necesidades de otros pasando por encima de nuestros propios deseos. Pregúntate qué es lo que deseas y compártelo con esa persona, escucha qué es lo que la otra persona quiere para sí mismo, hablen, lleguen a acuerdos y cuando no sea posible llegar a acuerdos: tomen decisiones. La vida la tenemos para vivirla plenamente: amar, reír, ayudar, gozar con plenitud.

 

Puede suceder también que nos convertimos en personas tóxicas sin damos cuenta.

 

Ahora que tienes ambas listas, puede ser más fácil identificar si tu relación es tóxica o no. El tema es que no lo estamos evaluando, no invertimos el tiempo en analizar qué tan bien me hace “x” o “y” relación.

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black