Tres ases para ser eficaces

Por Patricia Pérez-Sandi

Para ser más eficaces hay que apostarle a tres Ases: Aprovechar, Actuar y Administrar.

Aprovechar: Es importante determinar cuando eres más productivo en tu reloj biológico: identifica si eres Búho o Alondra. Ambos tienen ritmos diferentes de productividad. Es la hora del día en que funcionas mejor. Se conoce como cronotipo.

Eres Alondra si estás más alerta temprano, en la mañana. Si tu cronotipo es el de una persona matutina, durante ese horario eres más productiva. Aprovecha el tiempo para realizar lo importante, de esa forma tiendes a ser más lógica y analítica y por lo tanto, efectiva.

Ser Búho significa ser más productivo por las tardes y la creatividad e intuición te funcionan mejor en horarios vespertinos. Encuentras tu mejor momento al final de la tarde.

Actuar: ¿Sabes qué es procrastinar? Significa aplazar, dejar para después… Si quieres ser eficaz, tienes que empezar a actuar. Hacer las cosas ¡YA!  Recuerda que el tiempo es irrecuperable.

Concéntrate en las cosas importantes y realízalas hoy. Practica el principio de los tres minutos. Consiste en que todo aquello que te lleve tres minutos o menos, hazlo inmediatamente. En una hora habrás realizado 20 acciones (llamar, responder, firmar, explicar, guardar, etc.) El actuar te convierte en eficaz.

Administrar: está vinculado al rendimiento y funcionamiento de los recursos. Sé una persona proactiva. Logra que las cosas sucedan.

 

Te voy a contar una experiencia. Conocí a una mujer oriental, agradable y sabia, con la que sostuve una conversación muy interesante. Ella me preguntó: ¿Cómo celebran el fin de año en tu familia? Entonces le conté sobre nuestra cena, las 12 uvas, los invitados, etc.

 

Después yo le pregunté, ¿y ustedes?… Y esto fue  lo que ella contestó:

-Lo celebro los 365 días del año.

Me pareció un exceso, así que me dio curiosidad y le pregunté de qué forma lo hacía, entonces dijo:

-Contamos con 365 días del año para arreglar nuestras cosas, coser un botón que se le ha caído a una camisa, llevar a reparar un aparato descompuesto, un desperfecto en algún lado lo resanamos, en fin; todo lo que no funciona, contamos a lo largo de los 365 días para lograr que sirvan otra vez. Al finalizar el año, cada cosa que usamos está en buenas condiciones. Nada está roto, descompuesto o resulta inútil; y así celebramos el nuevo año.

 

La idea me encantó y se lo dije, después ella agregó:

-Pero no solo componemos las cosas materiales, también arreglamos desavenencias y conflictos personales. Si en algún momento me molesté con alguien, debo aclararlo, pedir disculpas o lo que sea necesario para que esa relación continúe bien. Fricciones, malos entendidos, pleitos, todo aquello que provoca que nos distanciemos de las personas con las que convivimos, también lo contamos en ese año para remediarlo y conservar esa relación.

 

Ahora ya lo sabes, practica las tres Ases, te aseguro son eficaces. 

 

Por Patricia Pérez-Sandi

¡Ya puedes encontrar material didáctico y herramientas de aprendizaje de la escritora! Descarga los títulos de sus libros en el siguiente enlace:

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black