Turismo y museos

Por Andrea Aldama

“EL turismo representa el medio por excelencia para reservar la identidad y poner en justo valor el patrimonio nacional”

E. Madrid

 

El turismo cultural va cada vez más en aumento, los museos son actores potenciales en esta actividad turística, donde el intercambio cultural es en sí mismo, factor de conservación y desarrollo cultural. En esta práctica, los museos se han visto beneficiados con el aumento de visitas por parte de turistas, pero vale la pena preguntarse si fue el turismo el que potencializó la función de los museos en la sociedad o fueron los mismos los que potencializaron su papel y su valor en la misma. 

 

Según Kerchove: “los museos y las galerías son cristalizaciones de la cultura” y  comparto totalmente este pensamiento; los museos nos proporcionan la memoria histórica de una civilización, que por lo tanto va formando una identidad y conocimiento de nuestro pasado y que para el turista resulta completamente atractivo conocer ¿quiénes?, ¿dónde?, ¿por qué ciertos lugares?, tradiciones e incluso la lengua del espacio que visitan.  
 

El mejor ejemplo para hablar del turismo ligado a los museos y viceversa, es la ciudad con más museos en el mundo: la Ciudad de México, total reflejo de nuestra cultura. Si nos detenemos por unos minutos a contemplar una parte de la ciudad como un mismo museo, encontramos la respuesta al porqué los museos y el turismo son un binomio indisoluble y factor fundamental para que la visita a cualquier ciudad, pueblito, país, cobre sentido. Trasladémonos al  centro histórico de la ciudad de México y visualicémoslo como un museo y ciudad educadora, la historia de un país en un solo espacio; templo mayor representando el México prehispánico , la catedral que refleja el México colonial, torre latinoamericana como símbolo del México moderno y todo en su conjunto el México contemporáneo. He aquí donde conoces en tan solo unos minutos, la historia de todo un país: antecedentes, personajes, sucesos trascendentes y el impacto de todo en su conjunto en aquel turista que descubre a través de todos los sentidos un espacio completamente nuevo, especial, con infinidad de historias y detalles. Aunado a esto, entras en los museos, espacios con magia que cuentan historias a través de sus paredes, donde descubres y te redescubres a ti mismo; todo a través de obras de arte, reliquias, proyecciones, colores, objetos personales, instalaciones y un sinfín de salas que en cada esquina te dejan una idea, reflexión, conocimiento o emoción pero sobretodo, ese sentimiento de querer aprender más sobre lo que estás viviendo. 

 

El turismo es sin temor a equivocarme, un agente de intercambio cultural que facilita el desarrollo cultural de un país. Es ahí donde confirmamos que los   museos y el turismo van juntos en pro del desarrollo turístico, pues le brindan a locales y visitantes la oportunidad de conocer la esencia del lugar, a la vez que la promueven e incentivan a su conservación, protección y valoración. 

 

Cada espacio que recorremos al llegar a un lugar nuevo, nos invita por mero instinto a querer conocer cada mínimo detalle; los museos sacian esa sed, pero también hay que saber escucharnos y sentir en nuestros viajes. Es sencillo, sólo nos basta abrir bien los sentidos, vincularlos con el espíritu y hacer volar nuestra imaginación; el hecho está ahí mismo, procesarlo y convertirlo en conocimiento, es nuestra responsabilidad. 

© 2017 Grupo Inbest Comunicación SA de CV

info@rosellamagazine.com  |  Paseo de la República, No.135, Qro.  |  Calendario de publicaciones

  • Facebook Basic Black
  • Instagram Basic Black